· 

Iglesia del Salvador

 

Una de las visitas que debería ser obligatoria cuando estás en Sevilla, es sin duda la Iglesia del Salvador. Estamos ante el segundo templo más grande de la ciudad, después de la Catedral. De hecho, cuando compras las entradas de la Catedral, te incluye la visita al Salvador, así que, ¡Aprovecha! 

Nosotros hoy vamos a contarte un poco de la Historia y curiosidades, que no son pocas, de este maravilloso templo barroco sevillano. 

 

 

Antes de ser una Iglesia, en el mismo recinto se encontró la primera mezquita mayor que tuvo la ciudad musulmana Isbiliya, inaugurada en el año 829 y conocida como la mezquita de Ibn Adabbás, mezquita que mantuvo su estructura en pie hasta el siglo XVII, cuando se decidió derribarla y construir la iglesia barroca que tenemos hoy en día. 

 

Cuando la ciudad fue conquistada por Fernando III en el año 1248, mantuvieron el uso de este templo como mezquita hasta el año 1340, cuando ya pasó a ser la parroquia del Salvador, aunque, como ya hemos dicho, se mantuvo la estructura de la mezquita en pie varios siglos más.

 

En la imagen, se ve el patio de la iglesia, que en su día fue el patio de las abluciones de la mezquita, actualmente para visitarlo hay que hacerlo desde la Calle Córdoba, no se entra directamente desde la iglesia. Desde la misma calle, aunque un poco oculto, se puede ver también el campanario, que en su momento fue el minarete de la mezquita. 

 

 

 

 La Plaza del Salvador, muy concurrida siempre tanto por sevillanos como por visitantes, en busca de una buena cerveza al sol, fue conocida hasta el siglo XVIII como la Plaza del Cementerio. Antiguamente, lo normal era que los cementerios se encontrasen al rededor de las parroquias, intramuros, y además en esta plaza se encontraba también el Hospital de San Juan de Dios

 

Sevilla no tuvo un cementerio municipal hasta el siglo XIX, por lo que hasta entonces se mantuvo la costumbre de enterrar en la misma ciudad. 

 

 

A finales del siglo XVII, como la estructura de la mezquita se encontraba en unas condiciones ruinosas, decidieron tirarla y construir desde 0 la iglesia. Tardaron solamente 5 años en hacerla, de 1674 a 1679, pero cuando el templo se encontraba prácticamente terminado, en la madrugada del 24 de octubre de 1679, la iglesia se derrumbó, parece ser que los pilares no eran lo suficientemente fuertes. 

 

Por desgracia, no nos queda nada de ese primer templo, que dicen que era mucho más barroco que el actual, con columnas salomónicas en su interior. Comenzaron entonces a construir una nueva iglesia, que se terminó en 1712.

Escribir comentario

Comentarios: 0