· 

El parque de María Luisa

 

Ahora que vamos a disfrutar de las vacaciones de verano, es importante planificar bien tu viaje, y si vienes a Sevilla en estas fechas deberías dedicar una mañana o una a tarde a pasear por el parque de María Luisa. ¿Por qué? te sorprenderá su belleza y su historia... y sus sombras y agua te ayudarán a estar más fresco en la temporada más calurosa del año. 

 

Comencemos por su historia: será en el año 1849 que los duques de Montpensier adquirieron al Palacio de San Telmo y entre sus terrenos se incluía lo que hoy es el parque. Unos años después, en 1893, buena parte de esos terrenos fue cedido por la duquesa, María Luisa, a la ciudad de Sevilla para convertirlo en un parque para la ciudad. 

 

El parque se inauguró en 1914, quedando como el parque por antonomasia de la ciudad, y además, siendo todo un exponente de la Exposición Iberoamericana de 1929, porque aquí podemos encontrar la Plaza de España, la Plaza de América con los actuales Museo Arqueológico y Museo de Artes y Costumbres populares, y numerosas glorietas que nos trasladan a ese estilo regionalista tan característico de la exposición. 

 

Hoy queremos marcarte algunos lugares del parque que no te debes perder cuando visites Sevilla, recuerda, ¡También puedes preguntarles a nuestros guías durante los diferentes free tour

1. Glorieta de Bécquer 

Justo a la entrada del parque, se encuentra una de las glorietas más bonitas dedicada al poeta Gustavo Adolfo Bécquer. Fue financiada por los hermanos Álvarez Quintero, simbolizando los tres estado del amor: el "amor ilusionado", el "amor poseído" y el "amor perdido", que representan la rima "El amor que pasa": 

 

Los invisibles átomos del aire

en derredor palpitan y se inflaman, 

el cielo se deshace en rayos de oro, 

la tierra se estremece alborozada.

Oigo, flotando en olas de armonías, 

rumor de besos y batir de alas; 

mis párpados se cierran... ¿Qué sucede? 

Dime. 

- ¡Silencio! ¡Es el amor que pasa! 

 

2. Fuente de las ranas

Es la fuente más antigua del parque, aunque solamente una de las ocho ranas es original (de 1914), ya que quedó semidestruida tas la guerra civil y ha tenido que ser intervenida en varias ocasiones, como dato curioso podrás encontrar una fuente igual en Tenerife y otra en Ciudad de México. 

3. Glorieta de San Diego

A la entrada del parque de María Luisa, encontramos esta bella fuente que representa a Hispania en el centro, a la derecha la riqueza espiritual y a la izquierda la riqueza material. Se realizó con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929, decorando la zona principal de acceso. 

4. Isleta de los pájaros 

En este curioso estanque hay un pabellón accesible que es el pabellón de Alfonso XII, es pequeñito y tiene forma de templete, la leyenda nos cuenta que fue aquí donde el rey le declaró su amor a María de las Mercedes

5. Plaza de España 

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de la Plaza de España de Sevilla? Dentro del parque de María Luisa, es el máximo exponente del estilo regionalista, creada para la Exposición Iberoamericana de 1929 por el arquitecto Aníbal González, hoy en día es uno de los grandes atractivos de la ciudad, y no es para menos. Si no has estado nunca, su belleza te cautivará. 

6. Plaza de América

Continuando en la tónica de Exposición Iberoamericana, la plaza de América es otro de los lugares que no te puedes perder del parque. En ella se encuentra el Museo de Artes y Costumbres Populares (el que sale en la fotografía) y justo enfrente en Museo Arqueológico de Sevilla, que actualmente se encuentra en restauración. Ambos edificios, construidos para la exposición, merecen ser visitados, y además, en esta plaza es muy típico darle de comer a las palomas. 

Escribir comentario

Comentarios: 0